Para aquellos admiradores de Italia y su legado... 

                                                       ANTONIO MEUCCI, EL VERDADERO INVENTOR DEL TELEFONO...








Antonio Meucci nació en Florencia, Italia en el año 1808 y estudió ingeniería mecánica y diseño en Florencia en la Academia de Bellas Artes. Se trasladó a Cuba en la década de 1830. Estaba experimentando con métodos de tratamiento de enfermedades con descargas eléctricas cuando hizo el descubrimiento de que los  sonidos podrían viajar a través del alambre de cobre. En 1850 se trasladó a Estados Unidos para continuar la investigación en este descubrimiento.

 

Algunos años más tarde, su esposa Ester sufrió de parálisis y él inventó un sistema de comunicación entre su habitación y su taller. En 1860, realizó una demostración pública de este sistema, que llamó teletrófono. Continuó perfeccionando su sistema.

 

Meucci no podía pagar la cuota de 250 para registrar la patente de su invención y en cambio solicitó un registro como patente "en trámite" en el año 1871. Sin embargo, un año más tarde él no pudo renovar este registro.

 

Envió un modelo y las especificaciones técnicas a la Western Union telegraph company, pero no lograría obtener una cita para conocer a los altos ejecutivos de la empresa.
Dos años más tarde, Alexander Graham Bell, quien compartió un laboratorio con Meucci, pagó la tasa de registro de una patente para un teléfono (copiado a Meucci) e hizo un trato con la compañía de telégrafos Western Union a raíz del cual cual recibió mucho dinero.

 

Antonio Meucci demandó a Bell por plagio de invención. La Corte Suprema de los Estados Unidos accedió a escuchar el caso, y se iniciaron los cargos de fraude contra Bell. En 1889, justo cuando parecía Meucci ganar su caso, murió y dejó el caso en la corte. Alexander Graham Bell ha sido conocido desde entonces como el inventor del teléfono.

 

Sin embargo en 2002, 113 años después de la muerte de Meucci, el Congreso Norteamericano reconoció oficialmente que fue Meucci y no Bell quien inventó el teléfono.